Hablamos de eventos, hablamos de personas: Alfonso Quinto

La magia siempre ha estado presente en nuestra compañía. La magia es creer y crear. Son muchos los magos que admiramos y con los que trabajamos habitualmente. Muchos pasarán por aquí, pero hoy queremos comenzar con Alfonso V, un mago que nos conoce muy bien y al que consideramos de la casa porque nos vio nacer y durante todos estos años nos ha seguido acompañando. Alfonso V es un gran mago, un buen amigo y una excelente persona con la que da gusto colaborar; un mago multidisciplinar especializado en la aplicación de la magia al mundo corporativo (talleres, cursos, marketing), además de sus habituales actuaciones en teatro, centros culturales o eventos privados. Fue elegido por Nintendo para realizar por primera vez magia en 3D: 24 capítulos de magia de cerca para toda Europa. Actualmente se encuentra de lleno en una campaña de animación a la lectura en colegios, de la mano de la Editorial Edelvives, con más de 200 shows al año.

¿Qué es para ti un evento?

Un evento es cualquier reunión de personas con actividades más o menos prediseñadas. Va desde un simple cumpleaños infantil hasta una feria o un congreso. Para mí, como mago, es una oportunidad de hacer más feliz a la gente, es una forma de estimular su mente y espíritu y que salgan del evento con un poco más de optimismo.

¿Recuerdas tu primer evento?

Yo no organizo eventos. Es una tarea que dejo a los profesionales del sector. Mi relación con los eventos siempre ha sido artística. ¿Mi primer evento? Quizás fue una actuación de trilero en un centro comercial de mano de Montty, o quizás fue con More en un hotel de Sevilla. Como anécdota decir que se nos pinchó el coche y al cambiar la rueda, More se manchó los pantalones y le tuve que prestar los míos. Así éramos, viajábamos con la ropa de actuar, sin mudas, total, volvíamos el mismo día.

¿Qué es lo que más te gusta en un evento?

Lo que más me gusta de un evento, bien organizado, es lo bien engranado que está, su fluidez y sencillez aparente, que en realidad esconde grandes dosis de trabajo y de conocimientos.

¿Y lo que menos?

El estrés que tienen algunas veces los organizadores. Un estrés mal encauzado que suele dificultar la comunicación y la solución eficaz de las posibles vicisitudes.

¿Cuál fue el “instante” más especial que viviste en un evento?

He actuado en grandes, muy grandes eventos y en otros más pequeñitos. Y quizás éstos son los que más me marcan. En especial cuando se trata de público especial. Tengo dificultad para recordar las caras, son miles y miles los clientes para los que actúo. Pero hay una actuación que hice hace unos años en la que todavía recuerdo todas y cada una de las caras. Un público maravilloso, chicos y adultos con distintos grados de parálisis cerebral. O escribiendo esto me viene a la mente una madre que me dio un abrazo, casi llorando, porque en mi actuación de magia infantil era la primera vez que había visto a su hijo autista sonreír. Tal vez éste sea el motivo por el que soy artista, intentar hacer más feliz a la gente.

¿Queda espacio para la improvisación?

Os daré mi opinión como mago. Yo improviso mucho. Claro que lo tengo todo estudiado y sé todo lo que voy a hacer, pero no sé cómo lo voy a hacer. Cada vez lo hago distinto, recibo el feedback del público y retroalimento los números. El show está más vivo, es más real, más sentido, sale del corazón. Y el público lo vive como algo único, irrepetible. En caso contrario, todo queda cuadriculado y frío, hay que ser un grandísimo artista para dar vida a algo tan cerrado.

En el caso de los eventos podríamos extrapolarlo. Tener todo atado y bien atado, pero con un margen de flexibilidad. De esta forma también estamos más preparados para solventar los inconvenientes, que surgen siempre, por muy bien ideado y programado que lo tengamos.

Lo más importante es el público, todo va dirigido a maximizar la percepción que se llevarán a casa del evento global

¿Qué valoras a la hora de trabajar para un evento?

Lo más importante es el público, todo va dirigido a maximizar la percepción que se llevarán a casa del evento global. A veces incluso supedito mi propio lucimiento por el bien del acto.

¿Qué has aprendido trabajando en el mundo de los eventos?

He trabajo con algunas de las mejores empresas de eventos del país. Sin lugar a dudas, Divertia es una de ellas. He visto como trabajan, como aman la organización de eventos. Y lo que más me ha calado ha sido la minuciosidad que hay en su diseño y posterior desarrollo. Es como una especie de ballet, de sintonía, donde todo fluye. Todavía sigo sorprendiéndome de que salgan los eventos sin fallos (aparentes para los asistentes).

¿Desde tu punto de vista cuáles son las claves de éxito a la hora de llevar a cabo un evento?

El equipo humano es la clave. La coordinación entre personas, que siempre parte de la base de un buen feeling entre ellos. Remar todos en la misma dirección, saber qué papel le toca a cada pieza, ayudar en los puntos flacos… La clave es la buena dirección.

¿Qué es el éxito para ti?

Yo soy muy básico. Mi éxito es ser feliz. No me mueve el dinero, la fama, los elogios. Sólo busco realizarme, crecer cada día un poco más. Y mi meta no es otra que hacer felices a los públicos donde actúo, dándoles pautas además para que se desarrollen ellos mismos, siendo más optimistas, con más autoestima, aprendiendo a pensar de forma diferente y creativa.

¿Qué es lo que más te gusta hacer cuando no estás trabajando?

Me encanta el mundo de la mente, el porqué la gente se comporta cómo lo hace… Así que estudio todo lo que puedo sobre estos temas. Actualmente estoy de lleno en un master de psicología infantil. Me gusta estar con los amigos y la familia y tener tiempo para mí.

¿Qué es lo que más valoras de una persona?

El ser humano es muy complejo, actuando incluso a veces en contra de sus propios criterios. Las buenas personas a veces realizan algún mal acto. Las personas sinceras a veces mienten. Y no es que sean hipócritas, es que son seres humanos. Por tanto, en una persona lo que más valoro es que la mayor parte del tiempo sea íntegra y buena persona, que no actúe por interés inmediato. Y créeme, los hay.

¿Y lo que menos?

La agresividad. Hay personas que explotan y no aguantan el estrés o la ansiedad. Y digamos que nuestra sociedad tampoco se encarga de educarnos al respecto, más bien al contrario; por ejemplo, fomentando la competitividad en lugar de la cooperación. Está en nuestras manos cambiarlo.

¿Qué libro te gustó especialmente?

Wilt de Tom Sharpe. Lo leí de estudiante, y nada más acabar volví a empezar a leerlo. Quizás de allí venga parte de mi forma de hacer reír cuando hago magia. Otro libro especial, aunque parezca pedante, es el Quijote. Irrepetible. Hay que leerlo y leerlo. Somos españoles y este libro explica gran parte de nuestra idiosincrasia.

¿Qué película recomendarías?

Seguimos con el humor: Amanece que no es Poco, irrepetible también. Y cualquiera de los hermanos Marx.

¿Qué tipo de música te gusta escuchar?

Según la actividad que esté haciendo. Música dance cuando estoy haciendo las tareas del hogar, me pone las pilas. Música española, pop. Y últimamente estoy un poco enganchado a Radio 3; el mundo es mucho más grande así.

¿Cuál es tu restaurante favorito?

Tgi Fridays. Me gusta porque es especial, es una fiesta. Uno de los tipos de magia que más disfruto es la magia de cerca en restaurantes, y hacer magia en Fridays siempre ha sido un placer, magia familiar.

¿Una ciudad para vivir?

Cualquier ciudad, al fin y al cabo la ciudad son las personas. El único requisito es que se mueva culturalmente. Y a ser posible que tenga mar, aunque al mar siempre se puede ir de vacaciones.

Un personaje de referencia

En mi arte me viene a la cabeza Tamariz, el más grande. Cómicos como Tip y Coll, directores como Alfred Hitchcock. Como pintor Dalí. Quizás la suma de ellos es la base en la que cimienta mi visión artística.

Un sueño que te gustaría cumplir

Mi último sueño es crear una escuela de magia para niños donde estos no sólo aprendan magia y se diviertan, sino que aprendan habilidades cognitivas, sociales y emocionales. Ayudándoles a crecer y superar sus problemas sociales o psicológicos.