Septiembre: “¿Quién dijo miedo?”

Vuelta a la rutina, síndrome postvacacional, gimnasio, colegio… Es muy común que todos escuchemos estas palabras cuando llega el mes de septiembre. Y es que somos muchos los que tenemos este mes asociado al fin de la libertad y al comienzo de las preocupaciones. Pero estamos equivocados: la vuelta al trabajo es una oportunidad para hacer que desaparezca la rutina y que todos nuestros días sean diferentes. Al fin y al cabo, ni las vacaciones son lo único que merece la pena de nuestras vidas, ni el resto del año es tan horrible. Cada día es un nuevo comienzo. Por ello, en Divertia Smile Company os queremos dejar algunos tips para afrontar el mes de septiembre con actitud positiva:

  1. Olvida la rutina: Elimina la palabra rutina de tu vocabulario. Enfoca la vuelta al trabajo como una nueva oportunidad para avanzar en tu carrera, para planificar tus días para que sean especiales y sobre todo para convencerte de que el fin de las vacaciones no es el fin del mundo.
  2. Encuentra tiempo para ti mismo: El reparto de las horas del día depende de cada uno y es fundamental que reservemos tiempo para el disfrute, para hacer aquello que nos apetece y que nos da placer.
  3. Mantén una actitud positiva: Piensa en los buenos momentos que has vivido durante las vacaciones y utilízalos para alejar la negatividad. Aleja la frustación, el mal humor, los nervios e intenta tomarte un tiempo para la relajación.
  4. Organízate las prioridades en el trabajo: Tómate tiempo para la organización de tus prioridades y empieza por aquellas tareas que son más agradables. Planifícate el tiempo y tus responsabilidades para que el trabajo permanezca en la oficina. No hay que llevárselo a casa.
  5. Come equilibrado y duerme bien: Es fundamental dormir las horas necesarias, descansar y mantener los horarios de comida. También es aconsejable practicar deporte para mantener una vida sana y eliminar el estrés.
  6. Vive el momento: Una de las peores cosas que tendemos a hacer es soñar con el próximo verano. Empezar la cuenta atrás. Al concentrar todas nuestras esperanzas en las futuras vacaciones, esto nos aleja del presente y nos impide disfrutar día a día. Es fundamental cambiar el chip y exprimir cada momento antes de que desaparezca.
  7. Haz planes divertidos: Incorpora a tu rutina nuevas y divertidas actividades a las que no estás acostumbrado. Apúntate a un taller de cocina, de smoothies, a un club de lectura, a una clase de pintura, a una cata de aceites… Permítete sorprenderte y convierte tus días en diferentes y únicos.
  8. Visualiza mejor tu año: Analiza tu situación profesional y busca metas que te estimulen y que puedas lograr a corto y medio plazo. Con esto conseguirás la motivación necesaria para volver a empezar y seguir avanzando.

El reparto de las horas del día depende de cada uno y es fundamental que reservemos tiempo para el disfrute.