¿Piensas Out The Box? : Nuevo Taller de pensamiento lateral

Afrontar los mismos retos de manera diferente es una línea de trabajo que siempre da buenos resultados en cualquier campo. El pensamiento lateral, disruptivo o lo que llamamos pensar “fuera de la caja” (thinking outside the box) caracteriza a cualquier persona que se haya planteado o propuesto hacer cosas de manera diferente. No importa si es pintar un lienzo, rodar una película o arreglar la patilla de unas gafas.

Pongamos un ejemplo:

taller pensamiento lateral

 

Este juego consiste en unir 9 puntos con 4 líneas rectas sin levantar el lápiz del papel, y refleja a la perfección por qué encontrar soluciones novedosas y creativas es la única vía para resolver ciertos retos.

¿Eres capaz de resolverlo?

El secreto fundamental para resolver este reto es atreverse a salirse del cuadrado marcado por los propios puntos. La mayoría de personas que se plantea resolverlo piensa que las líneas que conectan los puntos no pueden ir más allá de ellos… ¿Por qué?
Nadie lo indica cuando se explica el ejercicio, pero solemos crear esa restricción porque sí. Cuando conoces las posibles soluciones, te das cuenta de que te has empeñado en hacer las cosas de una manera “limitada”.

pensamiento lateral

 

Para ayudar a los equipos a “pensar más allá” de lo establecido, en Divertia Smile Company en colaboración con Alfonso Quinto hemos creado un taller de pensamiento lateral. Lo que buscamos es generar un ambiente de creatividad y conseguir que los participantes no se pongan límites a la hora de buscar soluciones, a hacer las cosas cotidianas de forma diferente.

El taller consta de una parte teórica, en la que Alfonso nos explica cuál es el secreto de los magos: cómo son capaces de adivinar nuestras reacciones y conseguir distraer nuestra atención para hacer que percibamos sólo lo que ellos quieren… Se complementa la charla con una serie de trucos de magia en los que demuestra con ejemplos todo lo que explica en su conferencia. Posteriormente se realza el taller en el que los participantes deben resolver una serie de retos que Alfonso les propone y en el que pueden poner en práctica esta nueva forma de pensar a través de una serie de juegos y dinámicas creativas que harán que los cerebros se pongan a trabajar.

¿El resultado? Una experiencia divertida y profundamente creativa en la que los participantes se llevan recursos que pueden llevar a la práctica en su trabajo diario, porque muchas veces las experiencias que más enseñan y enriquecen suelen ser las más dispares a nuestro ambiente laboral.