Tendencias en eventos para 2016: imaginando el ahora

Mucho se ha publicado sobre las tendencias en eventos para el 2016. Más o menos todos los expertos coinciden en que 2016 será el año en el que la tecnología será la protagonista del sector eventos: Big data, soluciones de encuestas y medición instantánea, mayor uso del streaming, realidad virtual, experiencias a través de plataformas y dispositivos, vídeo como herramienta de comunicación…, se integrarán más en el sector de la organición y producción de eventos corporativos.

Gran parte de los esfuerzos de las marcas irán encaminados a conectar de forma personalizada y adaptable a sus públicos objetivos ya se trate de clientes, empleados o colaboradores: el invitado al evento será el protagonista.

En Divertia Smile Company, más que hablar de predicciones sobre cómo será el futuro (eso se lo dejamos a los adivinos) o de tendencias, nos gusta hablar de intuiciones, de imaginación, de cosas que creemos pueden pasar o quizás, y ¿por qué no? de cosas que queremos que sucedan. Más que con la tecnología (al final es un medio), nuestras intuiciones tienen que ver con las personas, con su forma de pensar, relacionarse y emocionarse. Aquí os dejamos algunas.

Marcas que comparten eventos y públicos

Con el despegue de la economía colaborativa y el coworking algunas marcas unirán sus esfuerzos para crear eventos dirigidos a públicos objetivos afines. Eventos en los que los recursos y conocimientos serán compartidos para generar no sólo mejores y más atractivos contenidos sino también una conexión más efectiva con los invitados. Se pasará del patrocinio de una o varias jornadas con diferentes anunciantes y sponsors a eventos y jornadas más exclusivas y con públicos mejor segmentados: Complementariedad, suma y exclusividad.

Las marcas unirán a las agencias y colaboradores

Las empresas cada vez son más conscientes de que una sola agencia (por muy 360 grados que se defina) no puede darles todas las soluciones de marketing y comunicación que exigen las nuevas formas de comunicación. La constante necesidad de innovación, creatividad, dominio de nuevas herramientas y desarrollo de contenidos para cada target y cada canal está llevando a muchas empresas a replantearse la relación con sus agencias de referencia a las que sugieren que colaboren entre ellos o con otras agencias y colaboradores (con los que la marca ya ha tenido una experiencia): la colaboración, la suma de talento no sólo agregará más valor a las propuestas sino también más transparencia y confianza entre las partes: interacción e inteligencia colectiva al servicio de la comunicación.

Creativo, diferente, viral, experiencial y exclusivo

Serán algunas de las premisas más valoradas a la hora de definir el concepto de evento como consecuencia de los cambios que están transformando la forma en que consumimos y nos relacionamos. En este sentido, cada vez más, el espacio cobrará más importancia integrándose en el eje de comunicación. El auge de espacios pop up, almacenes, fábricas, estudios, rincones secretos o lugares clandestinos ya no es una moda. Serán cada vez más utilizados por las marcas al permitirles ganar notoriedad, viralidad e impactos a bajo coste al ofrecer a sus invitados una experiencia única en un ambiente exclusivo; un entorno de cercanía y confianza que facilita la conexión entre marca y audiencia.

Experiencias anti estrés, conectar, desconectar

Vivimos en un mundo paradójico: estamos hiperconectados a todo pero cada vez menos a nosotros mismos; vivimos en la sociedad de la urgencia, de la inmediatez, de la solución y respuesta inmediata, a la que llamamos nosotros la era “WhatsApp”, la de la disponibilidad mal entendida.   Las personas necesitan «desconectar o desenchufar» para tomar otra perspectiva, para reencontrarnos con nuestras referencias y conectar con nosotros mismos: talleres de manualidades que permitan la concentración y fomentar nuestra creatividad, sesiones de meditación, clases magistrales sobre alimentación y salud que orienten a los asistentes a tener una vida equilibrada serán alguno de los contenidos que irán ganado peso en los eventos. También eventos en los que estén prohibidos los dispositivos móviles para que la interacción sea real y la gente pueda intercambiar opiniones e inquietudes y no sólo tarjetas.

Ya veis que no todo será tecnología. Otro día os hablaremos del vermú.