Blog > Qué bello es reír (cuatro obras de teatro para no perderse)

Qué bello es reír (cuatro obras de teatro para no perderse)

El 14 de abril será la última función de Hasta aquí hemos llegao”.  Han sido cuatro temporadas en las que hemos disfrutado muchísimo gracias al calor de un público que día a día ha llenado el teatro de carcajadas. Durante los 90 minutos que dura la obra, Leo Harlem, Sinacio y Sergio Olalla relatan cómo es su día a día cuando están de gira, los viajes, los hoteles, las comidas…Cuando echemos el telón, más de 400.000 personas se habrán divertido con la que sin duda es una de las comedias más divertidas que se pueden encontrar en la cartelera. Y nos da pena, pero varios de nuestros representados han tomado el testigo, como es el caso de la joven Eva Soriano que en el Palacio de la Prensa representa El pecado de Eva” una comedia canalla y políticamente incorrecta en la que Eva Soriano además de monologo, improvisa, canta, interactúa con un público que ve superadas sus expectativas. Y es que Eva Soriano, es una de las artistas con más talento que dará que hablar mucho en el futuro.

Otro de nuestros representados Eduardo Aldán, tras triunfar 12 temporadas con “Espinete no existe” acaba de estrenar El Jefe”, una comedia llena de humor y ternura que nos hace reflexionar sobre romper ataduras y perseguir nuestros sueños. “El Jefe” cuenta lo que sucede cuando un jefe de una gran empresa adicto al trabajo se ve obligado a pasar la noche de fin de año encerrado en su despacho con un empleado al que acaba de despedir: una obra muy entretenida y divertida llena de mensajes y moralejas.

Nuestra última recomendación el que protagoniza nuestro querido Dani Delacámara con Yo maté al Rey León un espectáculo que va más allá de los monólogos en el que Dani se desenvuelve como pez en el agua. Quienes habéis tenido la oportunidad de verlo en un evento corporativo o en nuestras producciones de Cómicos quedaréis gratamente sorprendidos al observar como Dani ha sido capaz de reinventarse creando en esta obra un atmósfera muy particular y cercana que despierta desde el primer minuto la simpatía del espectador. La nostalgia, la ironía, el sarcasmo, los recuerdos van asomando durante toda la obra, en algunos momentos acompañado por la música de un piano que Dani toca en directo. Sin duda una de las mejores opciones para pasar una tarde de domingo.

Nos encanta nuestro trabajo. Y es que, si se trata de hacer reír, como muchos de vosotros sabéis, seguimos siendo los números uno.